Etapa IV: Revisión y Reescritura

Imprimir

 

La revisión y reescritura de textos es una función mental y discursiva que supone volver a trabajar el pensamiento, a partir del borrador, para clarificarlo y reescribir el texto, lo que implica evaluar y mejorar la redacción (aspectos retóricos), y también transformar el conocimiento y construir pensamiento (aspectos de contenido y procedimentales). Ello hace que la revisión y la reescritura constituyan funciones de mejora, y, por tanto, sean   tareas pedagógicas esenciales, máxime cuando se refiere a los textos expositivos o académicos, los más frecuentes en los ámbitos escolares.

En este sentido, podría afirmarse que, así como la relectura (recorrer el texto hacia atrás para seguir leyendo) garantiza una comprensión del texto más cabal, la reescritura y la revisión propician la escritura de un texto de mayor calidad. Naturalmente, todo esto no es fácil y requiere tiempo: tiempo para pensar, tiempo para hacer cambios, tiempo para pulir detalles; en definitiva, tiempo para trabajar las palabras y el texto en su conjunto, antes de que el lector las lea. Y parte de este tiempo ha de ser  tiempo de aprendizaje y enseñanza.

Tal complejidad reside en el tránsito que se sigue desde el borrador al texto definitivo, durante el cual los escritos se interrumpen para hacer tareas sobre errores tipográficos, modificaciones de puntuación, reformulación de frases, reestructuración del texto, añadidura o supresión de información, etc. Estas acciones implican que los escritores han de leer y releer permanentemente sus textos para evaluarlos y mejorarlos (leer para escribir), en lo concerniente a su corrección, adecuación, cohesión y coherencia e información que aportan. Todo ello lleva consigo tareas como la detección, el diagnóstico y la corrección de los errores o aspectos mejorables. Aquí reside la dificultad de la revisión y la reescritura de textos, tanto se trate de situaciones académicas, profesionales, como de ficción.

En las aulas, la conducta más frecuente suele ser la resistencia de los alumnos a volver (releer, reinterpretar, reflexionar) sobre lo escrito; a reconsiderar los diferentes niveles de intervención: letras, sílabas, palabras, expresiones, frases u oraciones, párrafos, ideas, el texto en su conjunto y el paratexto. Sorprende cómo niños y adolescentes adquieren con facilidad en la vida social la cultura de revisión, control e inspección, y, sin embargo, no es hábito común en el ámbito escolar. Esto sucede principalmente porque revisar y reescribir supone retomar, reformular, reescribir; en definitiva, reflexionar sobre lo ya escrito: considerar lo realizado como algo provisional, intermedio, entre los esquemas y borradores (textos intermedios), por un lado, y el texto definitivo, por otro.

Por ello, es necesario diseñar herramientas que ayuden en esta tarea, con el fin defavorecer la interiorización y la automatización de las estrategias que requiere esta habilidad, así como la progresiva autonomía del individuo en la destreza de la escritura.

¿Cómo revisar y reescribir nuestro texto ?

Esta etapa del proceso de producción de textos consiste en identificar problemas textuales y resolverlos (reescritura). Ello supone trabajar con borradores o textos intermedios, a los que se aplica una serie de operaciones mentales, correspondiéndolas con los diferentes niveles lingüísticos de intervención en el texto. ( y )

El procedimiento de revisión y reescritura de textos es el siguiente: a) lectura, con el propósito de evaluar y mejorar el texto; b) comprensión del texto; c) detección de irregularidades, inexactitudes, ambigüedades, inadecuaciones, repeticiones innecesarias, omisiones, anacolutos, carencias de información, etc.; d) diagnóstico de tales fenómenos; e) modificación o corrección y reescritura del fragmento de texto escrito considerado perfectible por el escritor. Para ello se proporciona al escritor una plantilla de revisión de textos expositivos mediante la que se le ayuda a reflexionar acerca del contexto y del proceso de producción, así como del texto escrito , con el siguiente procedimiento: .

 

 

Operaciones para revisar y reescribir un texto expositivo

 

 

Niveles del texto en los que interviene la revisión

 

 

  1. ¿Se distingue con claridad la intención del texto? Razona tu respuesta.
  2. ¿Se identifica el destinatario? ¿A quién crees que podría estar dirigido?
  3. ¿Cuál es el subtipo predominante? ("Clasificación-tipología", "Problema-solución", "Pregunta-respuesta", "Descripción-definición" o "Causa-consecuencia").
  4. ¿Se observa un predominio de los datos o hechos sobre las opiniones?
  5. ¿Está el tema contextualizado mediante definiciones, recorrido histórico,…?
  6. ¿Se presentan con claridad las ideas principales? ¿Cuáles son?
  7. ¿Predominan los tiempos verbales propios de la exposición (Presente con valor atemporal y/o formas no personales del verbo)?
  8. ¿Qué adjetivación predomina? Pospuesta (detrás del sustantivo) o antepuesta (delante del sustantivo).
  9. ¿Están los argumentos fundamentados a partir de la opinión de expertos, datos bibliográficos u otros recursos? Razona la respuesta.
  10. Se realizan explicaciones a través de ejemplificaciones, enumeraciones, comparaciones, dos puntos introductorios de explicación, paréntesis, aclaratorios, que explicativo y aposiciones explicativas.
  11. ¿Resulta el texto informativo?
  12. ¿Está exento de contradicciones internas?
  13. ¿Se contempla la estructura clásica de problema, solución y resumen? Razona la respuesta.
  14. ¿Se presentan los párrafos ordenados de forma lógica?
  15. ¿Se observan disfunciones tales como utilización de frases hechas, imprecisión y vaguedad en el uso del os términos, omisiones indebidas , pleonasmos o redundancias, uso de gerundios, construcción lógico-sintáctica de la frase (S.V.O.)?
  16. ¿Tiene faltas de concordancia de orden nominal y/o verbal?
  17. ¿Hay faltas ortográficas como cambio de letras, uso de la tilde, hiposegmentación o hipersegmentación, siglas y abreviaturas, otras (especificar)?
  18. ¿Proporciona la puntuación claridad al texto? Señala los usos inadecuados de comas, punto y coma, punto seguido, punto y aparte, dos puntos, signos de interrogación y otros?
  19. ¿Hay referencia explícita a las fuentes de documentación manejadas?
  20. ¿Es el texto científico? Justifica los motivos.

Copyright 2011 Revisión y Reescritura. All Rights Reserved. Licencia Creative Commons Patrocinador
Joomla themes by Hostgator coupon